Repositorio de producción científica de la Universidad de Sevilla

La Segunda República en el Campo de Tejada y Bajo Aljarafe (1931-1936)

 

Advanced Search
 

Show simple item record

dc.contributor.advisor Álvarez Rey, Leandro es
dc.creator Lora Vera, José Antonio es
dc.date.accessioned 2015-04-16T09:23:45Z
dc.date.available 2015-04-16T09:23:45Z
dc.date.issued 2013-06-17 es
dc.identifier.citation Lora Vera, J.A. (2013). La Segunda República en el Campo de Tejada y Bajo Aljarafe (1931-1936). (Tesis Doctoral Inédita). Universidad de Sevilla, Sevilla.
dc.identifier.uri http://hdl.handle.net/11441/24237
dc.description tesis descargada desde TESEO
dc.description.abstract En este estudio tenemos, por encima de todo, la finalidad de esclarecer y detallar, como línea argumental básica, la organización y evolución socio-laboral y política que se dio en los pueblos del Campo de Tejada y el Bajo Aljarafe a lo largo de toda la IIª República, es decir, desde abril de 1931 a julio de 1936, haciendo también hincapié en sus antecedentes y, sin dejar de lado otros aspectos más de carácter económico, cultural, e incluso, religioso que son también absolutamente necesarios para explicar los aspectos socio-laborales y políticos (y/o son consecuencia de aquéllos). En todo ello subyace además 2 objetivos claros: en 1er lugar, nuestra intención de determinar qué elementos procedentes de regímenes anteriores perduraron durante la IIª República (y a causa de qué inercias), de ahí la importancia de detenernos en los antecedentes (los cuales vamos a tratar de explicitar en la 1ª parte de este estudio); y, en segundo lugar, qué elementos de cambio y signos de modernización aparecieron y se implantaron, es decir, qué ¿avances¿ se produjeron sobre todo en los ámbitos político y socio-laboral. Introducción o motivación de esta Tesis doctoral Sólo si conocemos, respetamos y, finalmente, asumimos nuestra Historia, ésta nos puede ser de utilidad y, mucho más, cuando lo que pretendemos llegar a conocer, respetar y asumir son las sociedades locales de las que formamos parte (y de las que nuestros familiares más próximos llegaron a formar parte). Por ello, el conocimiento preciso y científico del pasado, en este caso además de un pasado no muy lejano, posee para nosotros un uso que supera el del simple conocimiento de nuestra Historia local. Además, la IIª República española (1931-1936) es uno de los periodos de nuestra Historia nacional de donde más y mejores enseñanzas podemos extraer, por lo que es lógico el interés que muchos estudiosos de la misma han mostrado y que nosotros mismos mostramos por ella. La Historia local o, mejor dicho, de las sociedades locales es aquella que no aparece en los manuales escolares pero que, sin embargo, constituye la esencia misma de nuestro pueblo o comarca, y le hace adquirir a la Historia nacional matices diferenciadores en determinados contextos e incluso puede provocar, en su conjunto, que se tenga que reescribir parte de la misma; y es que el esclarecimiento de la pequeña Historia, o microhistoria, hace la gran Historia. A su vez, cualquier acontecimiento histórico de ámbito o repercusión nacional, tendrá más o menos importancia según la zona de nuestro país en la cual el historiador centre su atención, como veremos en nuestro caso para el Campo de Tejada y el Bajo Aljarafe. Existe una poderosa razón para justificar la elección del tema (y, a su vez, del título de este estudio) y es el enorme interés que desde siempre ha ejercido la IIª República para nosotros. Ésta, al margen de sus deficiencias y errores, representó en su momento (para España) un proyecto político novedoso, original y coherente de transformación de las estructuras políticas y sociales (basado en ideas regeneracionistas e institucionalistas), siendo su pilar básico la educación y la cultura. Por ello, desde este estudio histórico de carácter comarcal tenemos el propósito de analizar (e incluso ensalzar) lo que fue la IIª República como periodo histórico en sí mismo (y mucho más cuando tratemos la etapa del Frente Popular), y no como fase previa a la Guerra civil. Desarrollo teórico de esta Tesis doctoral Aunque la referida línea argumental básica de este estudio sea el hilo conductor del mismo, nuestra atención se va a centrar también en otros aspectos que todos ellos conforman el desarrollo teórico de esta Tesis doctoral: 1) La aparición, implantación y/o auge, antes y durante la IIª República, de los distintos partidos políticos fascistas, monárquicos, republicanos y obreros (y sus diferentes secciones) en Sevilla y Huelva; y, sobre todo, su implantación y papel jugado en los municipios que componen el Campo de Tejada y el Bajo Aljarafe. 2) La aparición, implantación y/o auge de las distintas organizaciones sindicales que lograron tener alguna presencia en Sevilla y Huelva; y, sobre todo, su implantación y papel jugado en los municipios que componen el Campo de Tejada y el Bajo Aljarafe, antes y durante el periodo republicano. 3) La presencia e influencia de los caciques antes de la llegada de la IIª República, y el papel jugado por éstos y sus redes clientelares de forma especial en las elecciones municipales del 12 de abril de 1931, así como a lo largo de toda la IIª República de forma más general. 4) El estudio de los diferentes sistemas de partidos existentes en las provincias de Huelva y de Sevilla, y también en los pueblos (onubenses y sevillanos) de nuestra área de estudio, así como su evolución a lo largo de toda la IIª República. 5) El destacado papel jugado por el Partido Republicano Radical (P.R.R.), por el Partido Socialista Obrero Español (P.S.O.E.) y por Acción Popular (A.P/C.E.D.A.) en el devenir histórico de los pueblos del Campo de Tejada y el Bajo Aljarafe durante la IIª República (proceso de ¿republicanización¿, conformación del sistema de partidos, resultados en las distintas elecciones celebradas, papel jugado en los conflictos políticos o socio-laborales, etc¿). 6) La preparación, estrategias, campaña electoral y resultados de los distintos partidos políticos y coaliciones electorales en cada uno de los comicios que se celebraron a lo largo de la IIª República española en los municipios que componen nuestra comarca de referencia, así como en las circunscripciones electorales de las que formaban parte. 7) La gestión de los Ayuntamientos que componen el Campo de Tejada y el Bajo Aljarafe por parte de sucesivas y diferentes Corporaciones municipales, en parcelas tan variadas como: la política religiosa, la educación y la cultura, el abastecimiento de artículos de primera necesidad, los cambios simbólicos a realizar, las antiguas fiestas religiosas y los nuevos festejos republicanos, etc¿, pero, sobre todo, las sucesivas crisis de trabajo y lo que se ha dado a conocer como el ¿problema de la tierra¿. 8) Los diferentes ¿desmoches¿ que sufrieron los Ayuntamientos de los municipios que componen nuestra área de estudio: sus causas, su desarrollo, y sus consecuencias políticas y socio-laborales. 9) El origen, desarrollo y resolución de los diferentes conflictos socio-laborales así como de los incidentes con causas fundamentalmente políticas que se produjeron a lo largo de la IIª República en los municipios del Campo de Tejada y el Bajo Aljarafe. 10) La proyección, desarrollo y consecuencias de los acontecimientos más destacados acaecidos a lo largo de la IIª República a nivel nacional (sobre todo, el frustrado golpe de Estado de Sanjurjo de agosto de 1932, la revolución de octubre de 1934, y el estallido de la Guerra civil a finales de julio de 1936) en los diferentes pueblos del Campo de Tejada y el Bajo Aljarafe. 11) Y el estudio y valoración de las causas y de la evolución del supuesto proceso de radicalización que sufrió la política y determinados grupos sociales en los pueblos del Campo de Tejada y el Bajo Aljarafe pocos meses antes de la sublevación militar del 17-18 de julio de 1936, a la postre franquista. Conclusiones finales A lo largo de la amplia bibliografía que hemos consultado, hemos podido comprobar que son muchos los autores que se han preguntado si la IIª República fue o no una democracia. Nosotros partimos de la base de que no podemos ni debemos aventurarnos a intentar despejar esta incógnita (al menos, de forma absoluta) ya que, al ser nuestro marco geográfico tan reducido (una comarca natural), sería un auténtico atrevimiento. Aunque, por otro lado, a lo que no renunciamos es a enumerar y valorar los distintos pasos que se dieron para asentarla, y cómo afectó además a la vida política y social de los pueblos del Campo de Tejada y el Bajo Aljarafe. En primer lugar, los elementos de regímenes anteriores y las inercias que observamos siguieron estando presente en el ámbito político-social de los pueblos del Campo de Tejada y el Bajo Aljarafe a lo largo de la IIª República fueron las siguientes: a) Pervivieron y se impusieron, en algunas ocasiones (como ya vimos en el caso de Villalba del Alcor para las elecciones a Cortes del 28 de junio de 1931), las relaciones de dependencia o clientelares por encima de la valía o capacidad de una persona o por encima de la ideología o ideario de los partidos. Todavía en las elecciones a Cortes de finales de 1933, la mayoría de los pueblos onubenses del Campo de Tejada y el Bajo Aljarafe fueron leales a la alianza entre Don M. Burgos y Mazo y el ex-gobernador civil onubense Don D. Cano López, cuyas prácticas tenían mucho que ver con el funcionamiento de los partidos de notables. Así, la cultura política que se manifestó nuevamente en estas elecciones pervivió, al menos en parte, más allá de los cambios legislativos y del sistema político de la IIª República, influyendo en las intenciones del electorado así como en el devenir político del régimen republicano en los pueblos del Campo de Tejada y el Bajo Aljarafe. b) El uso del sistema de listas abiertas contribuyó también a un continuismo en la cultura electoral anterior en la medida en que las candidaturas se sometían a las correcciones del electorado que podían votar a personas y no a partidos, permitiendo que un mismo candidato (el señor Burgos y Mazo para las referidas elecciones a Cortes del 28 de junio de 1931) apareciera en 2 candidaturas de ideologías diferentes que competían dentro de una misma circunscripción electoral. Quedaba demostrado, por ello, que la candidatura era más el lugar donde ciertos candidatos se ubicaba para poder presentarse ante el electorado que una opción armonizada ideológicamente en torno a un programa. Además, el ¿cunerismo¿ siguió siendo una práctica habitual. c) Las prácticas caciquiles sobrevivieron y apareció el denominado ¿neocaciquismo republicano¿ o caciquismo de nuevo cuño (presente, por ejemplo, cuando al parecer los radicales y los socialistas se repartieron los gobiernos locales antes de las elecciones municipales del 31 de mayo de 1931). d) A lo largo de todo el periodo republicano, se produjo un continuo ataque a la autonomía municipal de los pueblos del Campo de Tejada y el Bajo Aljarafe, siendo el aspecto más destacado los continuos desmoches que sufrieron. Los Ayuntamientos, que tenían ya de por sí una escasa autonomía, sufrieron la actuación arbitraria de los gobernadores civiles, elemento fundamental del engranaje caciquil, que siguió conservando todo su poder y capacidad decisoria sobre la provincia. e) Y, por último, la tardía asimilación de actitudes culturales participativas en la ciudadanía, y mucho más entre los habitantes de los pueblos del Campo de Tejada y el Bajo Aljarafe donde el analfabetismo era tan alto (como en muchas de las zonas rurales de su contexto más inmediato: las provincias de Huelva y de Sevilla), lo que ayudó a la ralentización de la modernización política de la comarca. Y, en 2º lugar, los signos de modernización política que hicieron acto de presencia en los pueblos del Campo de Tejada y el Bajo Aljarafe, a lo largo de la IIª República, fueron las siguientes: a) Para empezar, desde las elecciones generales a Cortes constituyentes del 28 de junio de 1931 (tal y como ya vimos en la 6ª conclusión) se produjo la desaparición del ¿distritismo¿, dejando sin utilidad, por lo menos con vista a las elecciones generales a diputados, la ¿comarcalización¿ de las relaciones de dependencia propia del caciquismo. Y es que la circunscripción electoral para la elección de diputados, desde los inicios de la IIª República, fue la provincia en donde ¿se disolvían¿ las referidas relaciones de dependencia comarcales. b) Se produjo una gran evolución tanto en el espectro político de la derecha como de la izquierda, con el surgimiento e implantación de una notable variedad de partidos políticos en los pueblos del Campo de Tejada y el Bajo Aljarafe a lo largo de la IIª República. El panorama político del año 1931 no tenía nada que ver con el de 1936 habiéndose producido una destacada evolución en los referidos espectros políticos. c) El enorme grado de implantación territorial alcanzado por los 2 grandes partidos de masas de la IIª República en los pueblos del Campo de Tejada y el Bajo Aljarafe, como fueron el P.S.O.E. y, más adelante, la C.E.D.A. Aunque fue este último, el partido más representativo de la derecha posibilista, quien a lo largo del periodo republicano realizó una leve mayor implantación que el P.S.O.E. Por otro lado, la fuerte implantación del socialismo fue una muestra claramente rupturista con lo anterior en los pueblos del Campo de Tejada y el Bajo Aljarafe. d) Y, finalmente, otro signo de modernización política o de cambio resultó ser la celebración de una serie de elecciones ¿libres¿, al menos las más libres hasta la fecha. Y ello a pesar de que la legislación electoral (1931-1933), al fin y al cabo como todas, no era perfecta. Aún así, con el nuevo sistema electoral se garantizó una mayor limpieza en las elecciones que, a pesar de no ser total, nos permite un conocimiento político-ideológico más próximo de los pueblos del Campo de Tejada y el Bajo Aljarafe: opción política de sus habitantes y análisis de esa orientación del voto en un proceso evolutivo, del que ya extrajimos su principal consecuencia, la progresiva derechización del voto en la mayoría de sus municipios. Por todo ello, y en conclusión, a pesar de que las inercias fueron bastantes ya que en este área rural fue muy fácil que una parte considerable de la cultura política de la Restauración se transmitiese y perviviese a pesar del cambio de régimen, el avance o modernización política que se produjo en los pueblos del Campo de Tejada y el Bajo Aljarafe fue significativo. Y es que, a la hora de juzgar todo lo hasta ahora aquí expuesto, finalmente sólo podemos concluir que, desde nuestra ¿torre de marfil¿ (sistema democrático actual) no podemos pretender exigirle a la IIª República española que, en 5 años y pocos meses que duró su andadura, hubiese logrado implantar un sistema democrático similar, a pesar de todas sus imperfecciones, al que disfrutamos hoy en día en los pueblos del Campo de Tejada y el Bajo Aljarafe (y en toda España). Por todo ello, volvemos insistir en la idea de que, aunque la IIª República no alcanzó todo lo que se propuso, los avances fueron de relevancia, de manera que el panorama político y social del año 1931 nada tenía que ver con el de 1936. es
dc.format application/pdf es
dc.language.iso spa es
dc.rights Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 España
dc.rights.uri http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/ es
dc.subject España es
dc.title La Segunda República en el Campo de Tejada y Bajo Aljarafe (1931-1936) es
dc.type info:eu-repo/semantics/doctoralThesis es
dc.rights.accessrights info:eu-repo/semantics/openAccess es
dc.contributor.affiliation Universidad de Sevilla. Departamento de Historia Contemporánea es
idus.format.extent 1811 p. es
dc.identifier.idus https://idus.us.es/xmlui/handle/11441/24237
Size: 13.39Mb
Format: PDF

Tomo II

Size: 4.369Mb
Format: PDF

Tomo I

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record