Show simple item record

dc.contributor.advisorÁlvarez de Sotomayor Paz, Maríaes
dc.contributor.advisorGutiérrez Sánchez, Estanislaoes
dc.creatorGonzález de la Peña Puerta, Stellaes
dc.date.accessioned2019-02-06T13:03:25Z
dc.date.available2019-02-06T13:03:25Z
dc.date.issued2018-07
dc.identifier.citationGonzález de la Peña Puerta, S. (2018). Diagnóstico y abordaje terapéutico del Síndrome del Ojo Seco. (Trabajo Fin de Grado Inédito). Universidad de Sevilla, Sevilla.
dc.identifier.urihttps://hdl.handle.net/11441/82635
dc.description.abstractEl síndrome del ojo seco (SOS) es una enfermedad multifactorial de la superficie ocular que se caracteriza por una pérdida de la homeostasis de la película lagrimal, se acompaña de síntomas oculares y en cuya etiología intervienen la inestabilidad e hiperosmolaridad de la película lagrimal, la inflamación y daño de la superficie ocular y alteraciones neurosensoriales. La prevalencia global de esta enfermedad varía entre un 5-50%, siendo más común en la población de edad avanzada y de sexo femenino. En los niños y jóvenes es menos prevalente esta patología, pero en estos casos se cree que puede estar relacionado con el uso de dispositivos digitales. La hiperosmolaridad y la inestabilidad lagrimal son los dos mecanismos principales presentes en la fisiopatología del ojo seco. En el SOS se genera un círculo vicioso de hiperosomolaridad, inflamación e inestabilidad de la película lagrimal. La clasificación etiopatogénica más actualizada divide el SOS en tres tipos: acuodeficiente, evaporativo o mixto. Para el diagnóstico de esta enfermedad, hay numerosas pruebas que evalúan la calidad y cantidad lagrimal, así como la inflamación, osmolaridad lagrimal y sintomatología del paciente. Las pruebas básicas recomendadas son el uso de cuestionarios para evaluar la sintomatología del paciente, el tiempo de ruptura lagrimal no invasivo, la tinción de la superficie ocular para evaluar el daño y la medida de la osmolaridad lagrimal. En cuanto al tratamiento, existen diversas opciones disponibles: lágrimas artificiales, antiinflamatorios (ciclosporina A y corticoides), suero autólogo, secretagogos, antibióticos y en los casos graves se puede recurrir a las estrategias quirúrgicas. Las lágrimas artificiales son la base del tratamiento del SOS; lubrican la superficie ocular, pueden reducir la osmolaridad y sustituyen componentes de las lágrimas. El uso de suplementos nutricionales de ácidos grasos para mejorar la sintomatología del ojo seco actualmente está en estudio. Las últimas investigaciones sobre su uso exponen que no suponen beneficio en la clínica del paciente con ojo seco.es
dc.formatapplication/pdfes
dc.language.isospaes
dc.rightsAttribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 Internacional*
dc.rights.urihttp://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/*
dc.subjectOjo secoes
dc.subjectLágrimaes
dc.subjectFisiopatologíaes
dc.subjectHiperosmolaridades
dc.subjectDiagnóstico y tratamientoes
dc.titleDiagnóstico y abordaje terapéutico del Síndrome del Ojo Secoes
dc.typeinfo:eu-repo/semantics/bachelorThesises
dc.type.versioninfo:eu-repo/semantics/publishedVersiones
dc.rights.accessrightsinfo:eu-repo/semantics/openAccesses
dc.description.degreeUniversidad de Sevilla. Doble grado en Farmacia y Óptica y Optometríaes
idus.format.extent40 p.es

FilesSizeFormatViewDescription
Stella González de la Peña Puerta ...1.664MbIcon   [PDF] View/Open  

This item appears in the following collection(s)

Show simple item record

Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 Internacional
Except where otherwise noted, this item's license is described as: Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 Internacional